11 jul. 2008

Strappado



Se atan los brazos a la espalda, a su vez atados a otra cuerda, lo que obliga a flexionar el tronco quedando las manos por encima de la cabeza.
Se suele pasar la segunda cuerda por una polea o viga.
Se tiene que tener mucho cuidado con esta postura pues la persona atada puede pasarlo verdaderamente mal si se le levantan los brazos más de la cuenta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario