4 dic. 2011

Autobondage

Aunque su nombre ya lo indica, el self bondage o auto-bondage es la práctica de técnicas de #bondage en uno mismo, sin ayuda de nadie, para conseguir un autodisfrute, pudiendo liberarte al terminar la sesión. Algunas personas simplemente disfrutan de la sensación física de estar atados y no necesitan de otra persona para ello.

Dentro del auto bondage podríamos diferenciar entre el que se realiza con cuerdas y el que utiliza elementos metálicos (esposas, cadenas, candados), aunque en este caso el término bondage se podría discutir. Pero dado que mucha gente que realiza esta práctica en solitario utiliza estos elementos de metal he querido dar unos ejemplos para ilustrar el tema. Hay un apartado llamado “Mecanismos de liberación” en el se hace continua referencia a una llave, y está claro que proviene de un candado (ya que es muy poco habitual cerrar o unir trozos de cuerda con un candado).

No podemos olvidar que en el bondage el proceso de atar es una parte fundamental del mismo, que pierde todo su sentido al utilizar estos elementos de metal, aunque usarlos sea el método más sencillo y rápido. Está claro que lo que sí proporcionan es la inmovilidad temporal, y el no poder liberarse uno mismo al menos durante un tiempo determinado. Pero cada cual que se divierta como quiera.

En primer lugar, avisar de que este texto no es ningún tutorial sobre auto bondage, y nadie va a aprender a atarse leyéndolo. Sólo es una aproximación a estas prácticas para darlas a conocer, incidiendo sobre todo en el uso de elementos de metal, porque hablar de cuerdas sería muy complicado si no se hace un tutorial.

******

El auto-bondage realizado con elementos metálicos puede cronometarse mediante el uso de mecanismos de liberación programados para que durante un determinado tiempo no puedas autoliberarte aunque quieras.

Al ser una práctica que se realiza en solitario tiene un mayor elemento de riesgo. Se suele caracterizar por la experimentación y el ingenio, y el diseño de mecanismos caseros de liberación y trucos varios.

Independientemente del sistema de liberación que se emplee, lo más importante en el auto-bondage es la planificación. Es lo más importante para que una sesión salga bien. Puede ser un incordio empezar a atarse y darte cuenta de que olvidaste algo, que no pusiste la llave donde tocaba o cualquier cosa que pueda suponer después un problema. Además, parte de lo gratificante que tiene el auto bondage es la planificación de cómo vas a liberarte a ti mismo.

Antes de empezar es conveniente revisar todo el material que vas a utilizar, comprobar que está en buenas condiciones y que aguantará el trabajo para el que está destinado. Si utilizas sistemas de liberación, comprueba que funcionan bien y a la primera, pruébalos todas las veces que sea necesario.

Si algo falla puede significar quedarse atado durante un largo periodo de tiempo, por eso cualquier elemento que pueda impedirte respirar debe ser desechado. No debes usar cuerdas o collares alrededor del cuello que te puedan asfixiar, ni mordazas muy grandes o corsés muy apretados, incuso si la cama es muy blanda o estás encima de cojines, pueden dificultarte tomar aire.

Puesto que cada persona es un mundo, las técnicas de auto-bondage son casi ilimitadas, y más si tenemos en cuenta la imaginación de muchos.


Mecanismos de liberación (de elementos metálicos):
Muchos son los mecanismos utilizados en el auto bondage para permitir que el practicante pueda escapar de las restricciones después de un período de tiempo.


Cubitos de hielo:
Son utilizados comúnmente en los mecanismos de liberación. Hay muchas variantes, pero el principio es el mismo: colocar la llave de un candado dentro de un cubito de hielo, de manera que hasta que no se derrita el cubito no puedes tener acceso a la llave. Es una manera casera de programar un tiempo durante el que no te podrás liberar a ti mismo. Para que el cubito no sea demasiado pequeño puedes usar un envase de yogur, u otro distinto. El tamaño del hielo te dará un tiempo de espera u otro.
Las ventajas de este método son que es muy simple y fiable. Además de que el hielo es barato y fácil de preparar, inevitablemente se derretirá. La desventaja es que puede ser difícil de medir con precisión cuánto tiempo tardará el hielo en derretirse, a pesar de que algunos disfrutan de la incertidumbre. Aunque si usas siempre el mismo envase puedes hacer una prueba antes y cronometrar lo que tarda en deshacerse el hielo (en similares condiciones no variará mucho).
Otra variante es introducir en un recipiente con agua el extremo de una cadena, y congelarlo. En el otro extremo estará la llave del candado. Luego cuelgas el recipiente en alto, con la cadena y la llave colgando, pero a una altura que no la puedas alcanzar. El volumen del hielo impide que la cadena caiga al suelo, pero llegado un punto de descongelación el peso de la llave y la cadena harán que caiga al suelo junto a la persona atada.

Candados de combinación: En la oscuridad: conociendo la combinación, existe la posibilidad de atarse a oscuras de manera que hay que esperar a la luz del día para poder ver y poner la combinación en el candado. Una variante es conectar un temporizador a alguna luz artificial para que se encienda y nos permita liberarnos pasado un tiempo. La ventaja de este método es que proporciona un gran control sobre cuánto tiempo dura el auto bondage. La desventaja de usar la luz del sol como liberación es que sólo te puedes atar si es de noche.
Ten en cuenta que no existe ningún sistema infalible; por ejemplo podría pasar algo que deje tu zona sin red eléctrica y haga que falle el temporizador, de manera que debas esperar a que amanezca. Incluso así, una tormenta de buena mañana puede oscurecer el día y hacer que no tengas luz suficiente para ver la combinación.

Con luz: no conocer la combinación: una combinación de tres dígitos de bloqueo contiene un millar de posibilidades (necesitas bastante tiempo para encontrar la combinación y liberarte), si hicieras un intento por segundo tardarías un mínimo de 15 minutos. Lógicamente cuantos más digitos, más difícil de encontrar la combinación y más tiempo permaneces atado.

Electroimanes:
Más sofisticados, se pueden emplear también aparatos como temporizadores o sensores de luz junto con electroimanes o una bombilla con la llave pegada con cera, pudiendo recuperarla al cortarse o circular la corriente.

Ejemplo de llave de esposas de calidad.

Llave disponible pero difícil:
Puedes ponerte las cosas complicadas y sabiendo donde está la llave haber planificado que te costará conseguirla. Por ejemplo, colocar la llave en un lugar donde te puedan ver para tener que esperar que oscurezca para ir a por ella; meter la llave en una bolsa atada con precinto, a su vez dentro de un saco atado que se encuentra dentro de una caja bajo llave en la otra habitación... algo que te obligue a sufrir un poco para conseguir liberarte. Algo muy importante a tener en cuenta en este método: asegúrate de que las puertas que hay entre donde estás y la llave no se pueden cerrar.
Piensa que colocar la llave fuera de tu casa no es muy aconsejable, ya que si has de salir al exterior a buscarla no estarás en condiciones de defenderte en caso de que lo necesites. Esto puede ser peligroso.

Método de Correos:
Bastante arriesgado. Consiste en enviarte a ti mismo las llaves por carta, de manera que dependes de Correos (o de un servicio de mensajería) para recuperarla. Aquí el auto bondage no debería ser muy extremo, ya que significa estar días, incluso semanas con unos grilletes puestos, por ejemplo.

Método mascota:
Fíate de tu animal de compañía, perro o gato, y ata la llave de los grilletes en su collar. Dependerás de él, de su fidelidad o de sus costumbres, para obtenerla. Bastante arriesgado.

Llave de seguridad:
Una opción es tener una llave de seguridad, por si pasa algún accidente, pero colocada de manera que no quieras usarla a no ser que sea algo realmente urgente. Por ejemplo guardarla en una lata de pintura, tinta o aceite de motor de tal manera que la recuperación de la llave hará que viertas el contenido del recipiente provocando costosos daños en una alfombra u otra cosa que te estimes y sea cara. De esta manera te lo pensarás y no la cogerás si no es preciso.

Rescate:
Lo bueno es no tener que recurrir a ellos, pero es conveniente mirar siempre por la seguridad. Un amigo o un familiar pueden estar avisados para presentarse en un momento determinado. Pueden o no ser conscientes de tu auto bondage, y por lo tanto, en el último caso el rescate podría ser embarazoso. Otra alternativa es colocar un teléfono en algún lugar que sea accesible durante el auto bondage, para poder avisar a alguien en caso de que te fallen los mecanismos de liberación.

El auto bondage se complica bastante cuando se utiliza cuerda. En este caso una de las cosas complicadas es atarse las manos de una manera que no sea fácil de desatar.
Recomendaciones:
Si utilizas esposas para las manos detrás de la espalda es preferible que sean de cuero con candado, ya que las típicas esposas de metal se pueden cerrar demasiado y cortarte la circulación en las muñecas, y son más incómodas de llevar.

Si usas esposas de metal, compra unas buenas esposas y no uses esas del sexshop de juguete. Te evitarás daños en las muñecas. Las baratas se deforman fácilmente.

Es muy importante que todo el material utilizado sea bueno, probado y comprobado frecuentemente.

No olvides visitar el baño antes de atarte, a menos que no te importe si te mojas un poco.

Bebe agua para hidratarte antes de empezar una sesión. Ten en cuenta que sudarás bastante, y si algo saliera mal dispondrías de reservas.

Totalmente desaconsejable tomar bebidas alcohólicas o cualquier tipo de droga antes de practicar auto-bondage. En esta disciplina cuentas con tu capacidad para resolver las posibles eventualidades, y no debes mermarla.

¿Dónde?
Hay tantos lugares en los que poder practicar el auto bondage como puedas imaginar. Hay a quien le excita la posibilidad de ser descubierto, a otras personas les gusta hacerlo en lugares donde saben que nadie les va a encontrar. Desde tu propia casa hasta la trastienda de una tienda en horario comercial, en el maletero de un coche, en medio del bosque atado a un árbol, en medio de un campo en la noche, o incluso en una azotea, la imaginación no conoce límites.

No hay comentarios:

Publicar un comentario